Feliciteca » Éxito y liderazgo » Como aumentar tu productividad en el trabajo

Como aumentar tu productividad en el trabajo


El ámbito profesional cobra mucha importancia si quieres llegar a superarte a ti mismo como persona. Muchas veces, nos encontramos con obstáculos en el trabajo que nos ponen a prueba, no solo para demostrar nuestra capacidad en cualquier profesión sino para brindarnos la oportunidad de destacarnos del resto. La pregunta implícita en cada uno de ellos es la siguiente: ¿qué tan bueno puedes llegar a ser en lo que haces? La respuesta se encuentra muy ligada a que tan productivo eres durante tu jornada laboral. Es por eso que los consejos que te voy a dar en el artículo de hoy, te resultarán más que interesantes y útiles para alcanzar tus metas.

productividad

Organizar tu tiempo

Puede que llevar una agenda te parezca una costumbre anticuada o tediosa, pero lo cierto es que puede transformarse en tu mejor aliada cuando se trata de optimizar tu tiempo al máximo. Ya sea para escribir a mano o electrónica, siempre es bueno tener cerca de ti la que más te acomode para administrar cada uno de tus deberes. Incluso puedes programar tus descansos para no saturarte de trabajo. Verás que en cuanto comiences a cumplir al pie de la letra con los horarios que en ella, tú mismo has establecido, te resulta más sencillo concentrarte y hasta te sobrará un rato para dedicarle a tus actividades preferidas.

Mantén las interrupciones al mínimo

Es imposible mantenerse trabajando sin recibir un par de interrupciones; pero hay algunas que si que puedes al margen. Si cuentas con acceso a Internet, harás bien en bloquear temporalmente páginas como Facebook, Youtube o Twitter, entre otras. Si tienes compañeros que acostumbran a llamar tu atención frecuentemente, habla con ellos y pídeles que esperen al descanso para conversar. Mantén tu teléfono cerca solo para hacer y recibir llamadas de vital importancia. Mientras más enfocado te encuentres en tu trabajo, mayor probabilidad tendrás de hacer las cosas de manera excelente.

Se diplomático

Convivir con otras personas es una parte inevitable para la que debes estar preparado, si realmente quieres disfrutar y conservar tu trabajo. Claro está que no siempre te puedes llevar bien con todos, pero las rencillas en la oficina pueden terminar por hacerte menos productivo de lo que piensas. Por eso, es indispensable que sepas tratar con esta clase de problemas, manteniendo la compostura y evitando dar lugar a comportamientos que más adelante, terminarán perjudicándote o dejándote como alguien que no es fácil de tratar. En pocas palabras, portáte con diplomacia y deja de lado a quienes traten de ofenderte.

Tu lugar debe ser agradable y estar ordenado

Un sitio de trabajo productivo siempre está bien arreglado, pues no debes olvidar que el desastre conduce a realizar un mal trabajo. Procura ponerlo todo en su lugar y que tu escritorio y demás mobiliario, esten limpios y en buen estado. También puedes perzonalizar un poco tu espacio, sin llegar a exagerar o inundar el sitio con el que cuentas. La fotografía de alguien importante o un adorno sencillo que te inspire, son buenas ideas que también pueden ayudarte a ser más creativo. Si se te permite y te es posible, una planta de interior es buena opción para colocar.

Tómate un respiro de vez en cuando

No todo el tiempo puedes pasartéla sentado. Levantáte y date algunos minutos para despejarte. Hacer ejercicios muy breves de estiramiento es una buena idea, no solo para relajarte sino porque muchas veces, la postura que adoptamos al estar tanto tiempo sentados puede ser muy nociva para nuestra salud y mermar nuestras ganas de trabajar. Tener una botella de agua a la mano es ideal, porque puedes refrescarte cada cierto tiempo y estar hidratado. Esto es algo que aparte te ayuda mucho a profundizar en tu concentración.

Aprende a delegar y a parar cuando es necesario

El buen trabajo no se basa en la cantidad, sino en la calidad. Cada actividad que hagas debe reflejar que diste lo mejor de ti mismo sin prisa alguna, y no todo lo contrario. De igual manera, tampoco te va a ser de ayuda el hecho de acumular más y más tareas, olvidándote de detenerte a una hora adecuada. En ocasiones, es necesario delegar esos deberes a alguien más o terminarlos más tarde, pues de no hacerlo corres el riesgo de que terminen mal. La próxima vez que quieras demostrar tu capacidad aceptando cargas inmensas de trabajo, ten muy presente este consejo.

De ti depende que tan lejos puedas llegar

Es común que en diversas profesiones y empleos, te toque trabajar en equipo pero no olvides que no puedes depender de tus compañeros para todo. Hay personas a las que se les hace fácil culpar a los demás por un fallo en cualquier proyecto. Lo cierto es que solo tú sabes que tan alto quieres llegar y no puedes esperar que los demás lo comprendan. Por eso, esfuerzáte por colaborar con quienes te rodean, pero mantén bien planteados tus objetivos para que llegado el momento, tú mismo puedas encargarte de alcanzarlos. No culpes a nadie más de lo que solamente está en tus manos.

Si haces un esfuerzo por cumplir con cada uno de los puntos que te presentado en el artículo de esta ocasión, podrás aumentar tu productividad de formas que ni te imaginas, encaminándote más rápidamente hacia el éxito. Tu trabajo es solo otro de los pilares que te ayudarán a convertirte en quien quieres llegar a ser. No lo menosprecies ni lo des por sentado.


Crecemos gracias a ti, comparte :)