Feliciteca » Autoayuda » Cómo hacer amigos para toda la vida

Cómo hacer amigos para toda la vida


La amistad es sin duda un pilar muy necesario en el desarrollo de todo ser humano. Después de todo, son los amigos quienes muchas veces nos dan fuerzas para seguir y creen en nosotros cuando nadie más lo hace. Sin embargo, nadie dijo que fuera sencillo hacerlos y mucho menos conservarlos. Esto puede resultarte algo difícil, en especial si te consideras una persona que no se abre fácilmente a los demás. Por suerte para ti, el día de hoy tengo algunos consejos que te servirán para entablar amistades con más facilidad y a medida que pasa el tiempo, mantenerlas intactas.

amigos

Sé tu mismo

Es la primera regla que debes seguir si quieres relacionarte con los demás y hacer que surja la amistad. Piensa que un verdadero amigo tendrá que aceptarte por quien eres, no por lo que tienes o dices ser. Si de entrada sientes que tienes que fingir para encajar en un grupo, entonces comenzamos mal y eso es algo que tepuede acarrear considerables problemas.

Las amistades más fuertes no son aquellas que se caractericen por ser siempre color de rosa, sino aquellas en las que dos o más personas están conscientes de los errores y defectos del otro y aun así deciden apoyarle.

Ábrete psicológicamente

No es algo sencillo y desde luego, no es que lo puedas hacer con cualquiera, pero una vez que has decidido que alguien puede tener tu confianza, tienes que arriesgarte poco a poco a que conozca a fondo tu personalidad, tu manera de pensar y hasta tus miedos. Cuando demuestras que puedes abrirte de este modo, le estás diciendo a la otra persona que también puede confiar en ti y que vas a estar allí para escucharlo sin importar lo que suceda. Y esto es algo muy valioso con el paso del tiempo.

Aprende a perdonar

Todos podemos cometer errores y los amigos no son la excepción. En una amistad, no puedes esperar siempre estar de acuerdo con el otro y habrá ocasiones en las que te lleves una decepción. Por eso es muy importante que pongas las cosas en perspectiva y estés dispuesto a tratar de perdonar cuando la situación lo requiera.

Mencionarlo es más fácil que hacerlo, pero piensa que si tú fueras quien se equivoca, te gustaría que te dieran otra oportunidad antes de romper un lazo por completo.

Interesate honestamente por tus amigos

No siempre se trata acerca de ti. Así como quieres que te escuchen, tus amistades necesitan saber que pueden desahogarse contigo sin temor a ser juzgadas. Pero ojo, porque hay personas que no lo dicen de manera abierta.

Es necesario que prestes atención y preguntes siempre como están o como se sienten, en especial si notas que algo no va bien. No tienes que insistir si no quieren hablar de ello, pero cuando un amigo te necesita, dile que tú estarás listo para escucharlo en cuanto se sienta de ánimo para hablar. Es mucho mejor hacer esto que actuar como si no ocurriera nada.

No saques tus expectativas de proporción

¿Te sientes herido por algo que dijo o hizo alguna de tus amistades? Debes entender que eso es algo que suele suceder con toda la gente e incluso nosotros mismos llegamos a decepcionar a los demás.

Por eso, ten en cuenta que ninguna persona es perfecta y que tal vez no tengas que estar de acuerdo con algo opina o hace un amigo tuyo, pero ese no es motivo para sacrificar todas las cosas buenas que han compartido. Jamás pongas a tus amigos en un pedestal. Eso puede acabar afectando su relación. Acepta desde el principio que van a hablar o actuar sin pensar en ocasiones, y eso es inevitable.

Nunca temas hacer lo correcto

Es muy probable que para evitarle problemas graves a tus amigos, a veces tengas que ir en contra de lo que quieren. Esto sucederá cuando veas que hay cosas que les hacen daño y de las cuales no son conscientes, y con las que tú tendrás que intervenir si quieres lo mejor para ellos.

A un buen amigo no le importa llevarse un disgusto con la otra persona, si sabe que le está haciendo un favor en realidad. Y por otra parte, la amistad no significa que siempre debas darle gusto a quienes están contigo. Lo que si debes hacer es procurar su bienestar aunque te digan que no necesitan de tu ayuda.

Jamás temas recuperar una amistad

Finalmente, hay ocasiones en las que pensamos que después de habernos alejado de un amigo las cosas no pueden ser como eran. Pretender que una relación sea igual que siempre es algo imposible si lo piensas bien. La gente siempre cambia y las circunstancias también. Pero eso no significa que no puedan seguir enténdiendose.

Si de verdad sientes que hay cosas inconclusas que vale la pena retomar, no temas hablar con ese amigo o amiga al que hace tiempo no ves y pon de tu parte para enmendar las cosas. Si al final no resulta, al menos sabrás que tú lo intentaste. Y en caso contrario siempre te puedes llevar una agradable sorpresa. Y es que a veces, en lugar de buscar nuevos amigos solo debemos hacer lo necesario para segiur conservando a esos con los que ya contábamos.

Si te gustó el artículo de hoy, no dudes en volver pronto a Feliciteca, donde siempre encontrarás la mejor información para superarte y tener éxito en la vida.


Crecemos gracias a ti, comparte :)